Cuida tu planeta ahorrando

Porque Implementar acciones en favor del ahorro y el cuidado del ambiente, no significa reducir el nivel de bienestar o el grado de satisfacción de nuestras necesidades cotidianas. Por el contrario, dichas iniciativas buscan proteger la economía de nuestras familias y la preservación de nuestro entorno natural por medio de la reflexión y el cambio de los hábitos que conduzcan a una mayor eficiencia en el uso de la energía, al empleo racional de los recursos y una mejor calidad de vida.


viernes, 25 de junio de 2010

PADRES POR NATURALEZA

banner En el mes del padre, les presentamos nobles ejemplos de lo que en la naturaleza implica ser padre.

Fuente: Planeta azul

No en todas las especies animales la madre es la única encargada de cuidar a las crías, existen ejemplos de padres que están comprometidos con el crecimiento de sus pequeños. Para celebrar este día del padre te presentamos algunos ejemplos.

La especie más famosa que vive este tipo de experiencia, el hipocampo donde el macho es visitado por distintas hembras que depositan sus huevos en la bolsa de él. Ahí se desarrollan durante 60 días y permanecen dentro, alimentándose.

El momento de la eyección de hasta las 400 crías le hace justicia a las feministas, pues implica un desgaste muy fuerte para el padre. Agarrándose con la cola a algún soporte, frota su bolsa contra una concha o roca hasta que salen los jóvenes, con fracciones de sus tejidos internos.

El pingüino emperador macho no es menos noble. Después de poner el huevo, la hembra lo pasa al futuro papá para que él lo guarde en el pliegue abdominal que tiene entre las patas.

Entonces ella se va a buscar alimento mientras él se queda con otros machos en las mismas condiciones. Deben sobrevivir al frío y a vientos de hasta 200 kilómetros por hora.

La incubación dura de 62 a 64 días. Si la cría nace antes del retorno de la madre, el papá la alimenta con una sustancia lechosa que segrega una glándula de su esófago.

En el proceso, el macho pierde hasta el 40 por ciento de su peso, pues durante la incubación no come. Sólo consume nieve, para no deshidratarse.

Y aún hay más

Muy pocas especies de peces cuidan a sus crías, pero cuando sucede, generalmente el padre realiza el trabajo.

En el caso del pez espinoso, una vez que la hembra desovaba en el nido construido por el macho, se va. Él se encarga entonces de suministrar agua a los huevecillos para asegurarles el oxígeno, limpiarlos y defenderlos.

La rana de Darwin hembra pone sus huevos sobre el suelo. El macho los vigila hasta que los renacuajos empiezan a moverse. Entonces se traga los huevecillos y los lleva en un saco bucal por tres semanas. Después, ya convertidos en pequeñas ranas, los escupe.

La salamandra gigante macho, que se localiza en América del Norte, esconde los huevos fertilizados por su hembra bajo las rocas en medio de peligrosas corrientes de agua para protegerlos de los depredadores.

Cualquiera que intente deslizarse bajo las piedras que guardan los huevos será atacado con ferocidad por este atento padre.

Casos prehistóricos

Según un estudio de la Universidad del Estado de Montana, publicado en Science, el 90 por ciento de las aves macho de la actualidad cuidan a las crías, y lo mismo hacían algunos dinosaurios hace millones de años.

Tras examinar fósiles, los científicos descubrieron que los machos de tres especies de dinosaurios, todos relacionados evolutivamente con las aves, se quedaban a cuidar los nidos e incubar los huevos.

http://www.planetaazul.com.mx/www/2010/06/21/%C2%A1padres-por-naturaleza/

No hay comentarios:

Publicar un comentario