Cuida tu planeta ahorrando

Porque Implementar acciones en favor del ahorro y el cuidado del ambiente, no significa reducir el nivel de bienestar o el grado de satisfacción de nuestras necesidades cotidianas. Por el contrario, dichas iniciativas buscan proteger la economía de nuestras familias y la preservación de nuestro entorno natural por medio de la reflexión y el cambio de los hábitos que conduzcan a una mayor eficiencia en el uso de la energía, al empleo racional de los recursos y una mejor calidad de vida.


sábado, 3 de julio de 2010

DÍA DE MERCADITO YEEEIIII!

banner
Uff! Me encantan los mercaditos y las chácharas!

Los colores, los olores, los sonidos, la infinidad de productos y el barullo de la gente que compra y que vende saturan mis sentidos y me hacen pintar una sonrisa en la cara.

Estoy convencida que uno de los mayores poderes que cualquiera puede ejercer es el del consumo. El decidir entre un producto/servicio puede marcar la diferencia.

Cada semana mis compras se limitan a los alimentos que consumiré la siguiente semana. La lista está conformada en su mayoría de frutas y verduras, algo de queso, leche, semillas y granos.

Entre las frutas y verduras puedo escoger los frescos a los empacados. Así, me olvido de los conservadores que generalmente contienen los productos empacados y posiblemente de cierta cantidad de empaques.

Por ejemplo: Prefiero mil veces las lechugas de mi puesto consentido en el mercado, que aquellas que vienen empacadas en bolsas o cajas en el súper. Y lo mismo con la soja, la sopa de verduras, las lentejas etc.

También escojo siempre productos nacionales. Así, vuelvo a evitar conservadores y ahorro mucho combustible usado para transportar los alimentos de un lugar a otro. Además activo la economía de mi país.

Procuro escoger productos de temporada. Generalmente ésto son más baratos por que requieren menos energía, agua y fertilizantes para producirse, transportarse y empacarse que los productos fuera de temporada.

Para poder distinguir entre un producto y otro es necesario poner atención a las etiquetas y preguntar a mi “marchante” acerca de la calidad y procedencia de lo que compramo. Así que me olvidaré de hacer mis compras rápido y sin fijarme. Mejor, haré un playlist especial para la ocasión, me pondré unos zapatos cómodos, buscaré mi bolsa de abuelita e invertiré unos minutos extra en el cuidado de mi salud, mi bolsillo y el ambiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario