Cuida tu planeta ahorrando

Porque Implementar acciones en favor del ahorro y el cuidado del ambiente, no significa reducir el nivel de bienestar o el grado de satisfacción de nuestras necesidades cotidianas. Por el contrario, dichas iniciativas buscan proteger la economía de nuestras familias y la preservación de nuestro entorno natural por medio de la reflexión y el cambio de los hábitos que conduzcan a una mayor eficiencia en el uso de la energía, al empleo racional de los recursos y una mejor calidad de vida.


lunes, 25 de octubre de 2010

EL MEJOR DÍA PARA DEJAR DE FUMAR.

banner Domingo en la mañana.

El sol taladra mis párpados reclamando que lleva más de 3 horas levantado mientras yo ruedo cual costal de papas fuera de la cama y me arrastro hacia la cafetera haciendo un recuento de los daños de la noche del sábado y una lista mental de lo que hay por hacer (lavar la ropa, bañar al perro…). Frente al espejo recojo mi cabello para lavarme la cara y en eso... Tan tan tan tan tan tan (música de Tiburón y close-up a mi cabeza). Una cana!
Nooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooo!!!
Si, sé que no es el fin del mundo, pero al menos es el fin de mi juventud. ¿Qué sigue? ¿Tintes de por vida, un millón de cremas anti arrugas, adiós para siempre a las grasas saturadas e infinidad de horas extra de ejercicio? ¿Qué hacer y por dónde empezar?
Bien, independientemente del drama y de las mil y una razones por las que me haya salido la maldita cana (incluyendo la genética), estudios alrededor del mundo afirman que el fumar acelera el proceso del envejecimiento.
Puerco cigarro traicionero!
Aprovechando que se acerca el fin de año y que uno de mis propósitos para el 2010 era dejar de fumar (me quedan escasos 2 meses para cumplir), éste es el mejor momento para olvidarme del vicio.
Una vez superado el trauma inicial y con la lucidez que me otorga el cafecito mañanero, comienzo a “masticar” mi plan maestro: primero el por qué y luego el cómo.
Por qué:
Por mí:
Para mantenerme sana y en forma.
Para conservar mis dientes blancos y relucientes.
Para ahorrarme una buena lana.
Para darle la vuelta al cáncer y otros padecimientos asociados a la actividad de fumar.
Para no reducir mi expectativa de vida.
Para no dar un mal ejemplo a mis seres queridos.
Por respeto a los que me rodean.
Por mi planeta:
Para dejar de emitir contaminantes a la atmósfera.
¿Cómo?
Existen tantos métodos como fumadores en el mundo, Aún no me he decidido por uno, pero pronto estaré publicando mi experiencia con cada método probado.
He decidido dejarme la cana como recordatorio de que tengo un asunto pendiente que resolver con el cigarro o más bien conmigo misma.
Deséenme suerte y échenme muchas porras, porque me late que las voy a necesitar.